Querida Cristina, yo le pongo onda pero vos ayudame…


Sabida es mi admiración por la presidenta Cristina Fernandez. Como nunca en la vida, el solo hecho de verla o escucharla me hace llorar de la emoción. Para quien, como yo, hemos visto morir a gente y a chicos por no tener agua potable y alimentos (en el sentido estricto de la palabra) escuchar a la presidenta en un acto en La Matanza, inaugurando una red de agua potable, entre pobres y obreros con su ropa de trabajo, abrazando y besando esas caras sufridas, diciendo que “ahora que tienen agua, sus hijos tienen muchísimas menos posibilidades de morir”; y sabe que es cierto, bancarla a muerte es cuestión de perogrullo. Sobre todo cuando los egoístas de siempre la quieren poner contra las cuerdas tirando leche al piso.
Pero, en este caso que contaré, la querida Cristina patinó feo. En el acto de inauguración de las oficinas de Google en Buenos Aires, dijo que: “Por primera vez, a fines del siglo XX, un hombre es el más rico del mundo porque tuvo más conocimiento y más inteligencia, como es el caso de Bill Gates”
Querida Cristina, te asesoraron MUY mal:

  1. Bill Gates tiene la inteligencia de una ameba. Es un titán para los negocios, pero no hizo su fortuna en base a su intelecto, sino a prácticas monopólicas y negocios más que turbios, quitando derechos a los usuarios, y por otro lado vendiendo productos en los que el calificativo de “mediocres” suena exageradamente elogioso
  2. BG ya no es el hombre más rico del mundo (detalle menor pero cierto)
  3. Bastante feo el concepto de medir el éxito en base a la riqueza personal, podrá tener toda el dinero del mundo pero como persona es realmente una amenaza para la libertad, la solidaridad, el conocimiento, el aprendizaje y muchos otros conceptos en los que yo creo y sé que vos también.
  4. Hablaste de BG en la casa de su principal competidor, en la inauguración de las oficinas de la principal amenaza al imperialismo de Micro$oft, aquellos que usando software libre están destronando a los otrora intocables monopolios del software, iniciando un nuevo modelo de negocios y distribución de las aplicaciones. Este cuarto punto, como política que sos, desnuda el paupérrimo asesoramiento que estás teniendo en esta materia.

Vos sabés que quiero conocerte y charlar contigo. Y sé que cuando lo haga, será acerca del software, educación, cultura y sociedad libres.

Anuncios

Una respuesta to “Querida Cristina, yo le pongo onda pero vos ayudame…”

  1. Upsala Says:

    Está bueno eso de ir dándote cuenta de que esta millonaria señora que idealizaste, dista mucho de ser una patriota admirable…

    ¡Yo le meé sin querer una cartera, y casi me mata!

    ¡Aguante Louis Vuitton!

    Upsala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: