la verdad, no lo entiendo…

Seguramente algún progre iluminado tendrá la explicación, pero ciertas cuestiones están sucediendo, me imploran una explicación que no puedo ofrecerme.

El eterno tibio Carlos Reutemann anuncia que no “le molestaría ser candidato esta vez”, como si de asistir a un asado se tratara la postulación a un cargo directivo de una nación. Provoca un revuelo descomunal, y, luego de varios días a alguien se le ocurre preguntar lo obvio: “ok, pero para qué lado va a empujar?”. Y allí nos quedamos, con la respuesta vacía. Todo el mundo habla de la “candidatura del Lole” pero como el tipo no dijo si es oficialista, opositor, moderado o qué carajo es, se lo están disputando, y Carlos, que aprendió del otro Carlos, espera la mejor propue$ta partidaria para sumarse, eso sí, como líder espiritual.

Por otro lado el millonario devenido en protector de todos nosotros, Francisco de Narváez, el mismo que usando el software de Google maps nos permite *descubrir* que en San Martín se cometen más asaltos que en Barrio Parque; aparece en cuanto programa televisivo y/o ruta argentina con lemas indefectiblemente apuntados a la seguridad (“vos al sol, los delincuentes a la sombra”(?) y el terriblemente redactado”hagamos un plan”) y se postula vaya a saber uno para qué y dentro de qué partido.

Desde la idea a los formularios de ingreso, una patética manera de conspirar.

Desde la idea a los formularios de ingreso, una patética manera de conspirar.

Haciendo una analogía con el ex piloto de autos de carrera, ambos tienen en común altos, y de no tener detrás un partido visible, al menos por ahora. Se bancan la campaña con su propios medios(?). O sea, dónde quedan las ideologías, los sucesos, la historia, los pensamientos, los ejemplos, las trayectorias? Qué somos si no pertenecemos a nada?. Dónde está la nueva política? Qué es eso de hablar de la seguridad solamente, un tema que preocupa a una ínfima parte de la población, si tomamos a la población como TODOS LOS ARGENTINOS, de todas las provincias, y pertenecientes varios sectores, muchísimos de los cuales no tienen ni una cosa a ser robada. Cuando la mayor parte de nuestros hermanos no tiene agua corriente, ni gas, ni tv por cable, ni telefonía fija. Cuando las cloacas y la calefacción son utopías, cuando el traslado al trabajo es una caravana infernal, cuando el acceso a una prepaga es una empresa semejante a un viaje a Aruba… podemos pensar que el único/principal problema es la inseguridad? Tan huecos somos? Y lo dice alguien que ha sido robado, asaltado, vaciado su casa, le han robado el autos, tres motos, etc. Pero yo no soy “el país”, yo no soy “la gente”, yo soy una parte del pueblo, no “el” pueblo.

Tan vacía es la mass media argentina que no puede siquiera hacer el mínimo ejercicio reflexivo o de archivo, para remontar el pasado de seres que han sabido estar al lado de lo más terrible de nuestra historia y ahora se lanzan a la espera de la mejor oferta?. Los que fueron a la Plaza con Galtieri, con Alfonsín, con Artaza, con la cacerola, con Blumberg, con Neustadt, con Menem, con la Sociedad Rural… tienen algo en el cerebro que les impide pensar, actuar y decidir sin que la palabra “MYSELF” sea la única que comprenden???

Anuncios

2 comentarios to “la verdad, no lo entiendo…”

  1. Creo entender a qué apuntás, más allá de las coincidencias entre Reutemann y De Narvaez, en las motivaciones de ciertos sectores sociales que se mueven motivados por un egoísmo exasperante.
    Intentemos averiguar algo juntos. Está claro que esto no se debe a cuestiones tan gorilas como “la falta de educación” o cosas por el estilo. Está demostrado que los compañeros más recluidos y sin posibilidad de acceder a ciertos conocimientos formales han decidido mucho mejor que los iluminados de las clases privilegiadas que se creen piolas por votar a De la Rua o en blanco (incluime en esto último).
    Ahora, ¿estamos hablando solamente de egoísmo nacido de una naturaleza maligna de estos sectores? Creo que no. Me animo a señalar ciertos culpables: la famosa derecha de la clase política que se encarga de mencionar a la “seguridad” como el problema de los argentinos (cuando el problema es la “inseguridad”, la seguridad no es ningún problema), sumado al protagonismo excluyente de los medios de comunicación, con el agravante de generaciones que crecieron bajo el estigma del individualismo. He aquí, para quien escribe, las principales causas de los reclamos caceroleros, campestre y golpista.
    Un saludo.

  2. Huinca Says:

    Hay dos tópicos en tu post: uno la aparente falta de compromiso de estos 2 “candidatos” y el otro, la excluyente presencia del tema de la inseguridad en los medios. Al respecto del primero, es difícil culpar a cualquier candidato (aunque estos 2 son particularmente intragables) por no afiliarse a ningun partido político o “ideología” de turno. Todo esto fracasó rotundamente en la Argentina. Las ideologías nos condujeron al abismo (“Perón, Evita, la patria socialista” y “Dios, Patria o Muerte”, por ejemplo). Los partidos políticos se fueron deformando de una manera tan grotesca que el mismo partido (PJ) que en los años 40 nos dio el Estado de Bienestar, en los años 90 lo descuartizó. El otro partido (UCR) jamás pudo completar un mandato en todo el siglo XX. Hay gente que vota partidos en forma consistente como si fuera de River o de Boca. O sea, peronistas que van a votar por el PJ aunque el candidato sea Pol Pot, no interesa. Y hay gente que vota a la persona por lo que aparenta ser, independientemente de la afiliación. Creería que a estos dos grupos pertenece la mayor parte del electorado nacional: o sea, una calamidad cívica. Es un resabio del caudillismo en el que nos criamos como país.
    Al respecto de la “inseguridad” es obvio que el target de los medios es la clase media y media-alta y por lo tanto no van a hablar de los tareferos bolivianos que levantan TODA la cosecha de uva en Mendoza viviendo en galpones sin baños y cobrando 2 pesos por dia, sino que te van a hablar de lo hermosa que es la Fiesta de la Vendimia y si la reina es Milagros Echegaray o Maria Mercedes Pérez Prado… triste, pero es asi. Da bronca, indignación e impotencia, pero creo que la culpa no es el del chancho…
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: