Archive for the artículos Category

así que ahora tinelli habla de seguridad…?

Posted in actualidad, artículos, comunidad with tags , , on 11 marzo 2009 by riverplatense

Esto fue hace mucho. Algo así como quince años, de hecho. Estaba viendo Videomatch. A la noche. Luego de uno de esos días en los que se peleaba contra el menemismo. Caminando los barrios para tratar de mantener para la gente esa dignidad que el modelo del Turco Ladrón le estaba socavando. Lucha en el colegio, en las fábricas que cerraban sus puertas, en los tribunales donde los verdaderos asesinos salían indultados, mientras los idiotas útiles viajaban por el (primer) mundo comprando baratijas y ostentando cartón pintado.
Luego de uno de esos días de lucha, como decía, estaba viendo a Tinelli. Mostró imágenes de ese día, donde habían estado con su elenco, andando en motos de agua con el hijo del presidente, el fallecido Carlos Menem jr. Mostraron como, en el río ( o mar, qué se yo) bajaban las motos de agua de grandes camionetas, y entre tilingos y toneladas de siliconas ávidas de un mango, le hacían la corte al hijo del presidente que hacía piruetas mientras los empleados de Tinelli trataban de imitarlo infructuosamente y se caían al agua. En ese momento pensé algo así como: “este hijo de puta se divierte a costa del estado con el hijo del culpable de que todos se queden sin trabajo, forrados en gatos caros y encima luego se los pasa a la noche como una careta pornográfica, con un sadismo extremo. Les dice: Mientras vos te cagás de hambre yo me divierto con el hijo del que te echó. Y lo hacemos para que vos nos mirés y disfrutes mientras yo la pongo con tu guita.” Ese día decidí nunca más mirar a Tinelli. Y no lo hice. No sé quién es el bailando ni el patinando ni la bañadera ni el caño del que todos hablan. No sé quién es Lafauci, los coach, los jurados ni una mierda. Todos hablan de eso en todos lados y nunca puedo participar en las conversaciones. Me tratan de marciano porque no sé cómo se llama la novia de la Tota Santillán.
Entendés Marcelito Hugo? Vos eras amigo de Menem y de James Cheek. Te cagaste en la gente y los usaste de manera perversa. Esa gente tenía hambre, vos les mostraste culos y te vareabas con los que los oprimieron. Les mostrás minas en bolas a los chicos que deberían estar en la primaria estudiando. Eso es hacerse (rico) y bien el boludo desde tu country o tus vacaciones en el caribe. Mientras la gente pedía trabajo andabas haciendo chistes con Menem. No sabías que estabas siendo cómplice del mayor saqueo que sufrió nuestro país? Amigo de asesinos, lobbista, creído. Papanatas. Salís a defender a Susana que piensa que los derechos humanos son estupideces. Te creíste siempre que sos lo más. Hablás en “nombre de todos los argentinos”. Quién te creés que sos?

Ahora hablás de inseguridad.

Tinelli, andate a la puta que te parió. Vos y todos los forros que te sigan. tanto en tu puto programa como en tu cruzada a favor de la seguridad.

PD: Hoy me levanté carente de sutilezas.

fiber tel a pone

Posted in actualidad, artículos with tags , , on 2 marzo 2009 by riverplatense

Hoy me tocó configurar un router en una escuela que cuenta con el servicio de internet de Fibertel. Los muchachos de la compañía habían dejado conectadas dos máquinas a la internet mediante un pequeño switch y el modem de rigor. Pero la escuela es muy grande, tiene desde jardín maternal hasta secundaria y es muy humilde, o sea que hay que optimizar recursos, porque no sobran y el desafío era llevar la conexión a varios sectores.
Le habían cotizado tirar cables utp a los sectores necesitados de este servicio, y solamente de materiales había más de $ 700 ya que un especialista de los que no faltan jamás pronosticó las conexiones wifi no tendrían alcance suficiente.
Es allí donde sugerí usar un router Linksys WRT150N con placas de red EUSSO ( de excelente desempeño en GNU/Linux) y por el mismo dinero que se hubiera gastado en cables, tennemos ahora TODO el colegio cubierto. (Repito que es un colegio grande)
Pero volvamos a Fibertel, decía que del modem a las máquinas conectadas había un switch de 5 bocas y un metro de cable. Saco la máquina, pongo el router, configuro en DHCP, recibo IP, DNS, Gateway…una dulzura. Pingueo al router, joya, pingueo al Gateway…nada….eh?
Si el router me dió IP? Porqué no veo el DNS, ni siquiera el gateway… router nuevo, seguro que vino fallado, lo compré en la loma de los cardos, me veo perdiendo el día para ir a cambiarlo…
Vuelvo, pongo la PC, conecto el modem, arriba, todo funcionando. Pongo el router… nada, recibo IP, DNS, Gateway, etc pero no salgo, de navegar ni hablar. Me fijo que la IP en la máquina es 192.16.xxx.xxx y cuando recibo en el router es 197.20.xxx.xxx. Porqué? Será que tienen la MAC Address seteada y por eso no me dejan navegar con otra cosa, y así se aseguran una-sola-a-lo-sumo-dos-pc-por-abonado? Se me ocurre mirar las opciones del firmware del router y tengo una mágica opción “clone MAC”. Es decir, le “miente” al modem que la MAC address es la de la PC no la del router. Corro ese script y voilá! estamos adentro. Chau Fibertel, seguí restringiendo conexión a las escuelas pobres, vergüenza debería darte!

Bandidos rurales…. y urbanos también!

Posted in actualidad, artículos, comunidad, via libre with tags , , , on 6 febrero 2009 by riverplatense
Terminemos con la hipocresia

Terminemos con la hipocresía - Sacate la careta León...

* Por Federico Heinz – Para Fundación Vía Libre

Si hay algo que no se puede negar de los maximalistas del derecho de
autor, es que son perseverantes.

Hace poco más de un año, cuando un grupo de una “unión de músicos
independientes
” se acercó al diputado Claudio Morgado (Frente para
la Victoria) con una propuesta de ley que incluía la recaudación de un
Canon Digital”, la reacción en contra fue tan clara que
inmediatamente (y sin siquiera avisarle a Morgado, que había puesto la
cara por ellos) eliminaron ese elemento de la propuesta.

Pero oponerse a este tipo de iniciativas tiene mucho en común con luchar
contra zombies: no importa cuantas veces uno las mate, siguen avanzando.

Viendo que las tratativas con un legislador “del palo mediático”
salieron mal, esta vez buscaron uno que tuviera una trayectoria conocida
de apoyo a las políticas corporativas, y lo encontraron en el Senador
Nacional Daniel Filmus (también del Frente para la Victoria). A la
hora de encontrar alguien que no dude en impulsar intereses comerciales
en detrimento de la ciudadanía, ¿quién mejor que una persona que, cuando
Ministro de Educación, firmó contratos confidenciales con Microsoft
para poner en sus manos la educación informática de nuestros niños?

Así, esta vez fueron los mismos “dueños de la cultura” los que se
reunieron con el senador Filmus: la Sociedad Argentina de Autores y
Compositores (SADAIC), la Sociedad Argentina de Gestión de Actores
Intérpretes (SAGAI), la Sociedad General de Autores de la Argentina
(ARGENTORES), la Asociación Argentina de Intérpretes (AADI) y la Cámara
Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF).
Seguramente apelando al cholulismo del que viene haciendo gala la cúpula
del gobierno, fueron representados por un grupo de famosos que incluía a
Atilio Sampone, Jorge Marrale, Pepe Soriano, León Gieco y Tito Cossa.

La idea detrás del proyecto es simple: como la tecnología digital puede
usarse para confeccionar copias de obras de las que estas organizaciones
se sienten más dueñas que los propios autores(recordemos por ejemplo
aquella vez que SADAIC se presentó a cobrar los derechos de autor por el
uso de música compuesta por Pino Solanas en una película del mismo Pino
Solanas, y que pretenden cobrar aunque los derechos de autor de la obra
hayan expirado, o el autor mismo haya renunciado explícitamente a cobrar
por ellos), ahora pretenden que el gobierno les autorice a cobrar un
cierto porcentaje del precio del equipamiento e insumos informáticos (de
computadoras, discos fijos, impresoras, reproductores de audio, cámaras
digitales y teléfonos celulares a cartuchos de toner, CD-ROMs y memorias
flash) para “compensar las pérdidas” producidas por el criminal
comportamiento de personas que filman a su hijo tocando “Sólo le Pido a
Dios” sin pagar por ello.

Quizás el aspecto más desagradable de este episodio sea ver a “artistas
comprometidos” como León Gieco pidiendo al gobierno que recurra a la
coerción estatal para sacarle dinero a la gente con tal de que no se
seque la canilla de dinero de temas que escribió hace veinte años. A
esta hipocresía se agrega el cinismo de hacerlo “en nombre de los
artistas”: con esta medida, no sólo se encarece obtener copias de obras
del mismo Gieco, sino también de bandas nuevas, que *deliberadamente*
alientan la copia de sus temas, con el fin de obtener promoción. Gieco y
sus amigos están acostumbrados a cobrar una tajada de toda fiesta que se
celebre en el país, independientemente de si su música suena en ella o
no. ¿Es sorprendente que ahora quieran cobrar una tajada del negocio de
las computadoras y los celulares?

Según el propio sitio web del senador Filmus, el proyecto sería
presentado en marzo, habiendo sido redactado con la participación de las
gestoras colectivas, pero sin *ninguna* participación de organizaciones
de defensa de los derechos del consumidor y del ciudadano.

Sólo le pido a Dios
que el engaño no me sea indiferente,
si un traidor puede más que unos cuantos,
que esos cuantos no lo olviden fácilmente.

* León Gieco, probablemente hablando de León Gieco

Recursividad

Posted in actualidad, artículos, democracia, política on 13 julio 2008 by riverplatense

Jugando con lo recursivo, usando lo que el mismo artículo expresa en algún pasaje; prefiero equivocarme con J.P.F. que tener razón junto a Sofovich, Menem y R. Saá.

Sacado de la contratapa de Página 12 de hoy.

Lo que está en juego

Por José Pablo Feinmann

Hay dos cosas totalmente diferenciadas que andan en el país o cerca del país. Una es la IV Flota del Comando Sur de la Armada de los Estados Unidos. Sobre ella, hablaremos. Lo otro que anda por aquí son tres cartas firmadas por nuestros más prestigiosos intelectuales y artistas. Esto anda por Internet. Ignoro qué efecto podrá causar, pero a quien quiera enterarse se lo decimos: los mejores artistas e intelectuales de la Argentina, los más respetados, los que más han hecho por la cultura de este país y están vivos, se han unido para firmar un texto que denuncia, sin más, la agresión a un gobierno democráticamente elegido al que todos ellos quieren defender. Porque se trata de estar con la democracia o no. A algunos que la jugaron de progres en otros tiempos sería atinado sugerirles leer la lista de esos escritores y plásticos. Y ver de quiénes se han aislado y a quiénes se acercaron sin retorno: a los escuadrones mediáticos del discurso único. A los que trabajan para determinados poderes, con eficacia pero sólo eso. Muchas máscaras han caído.

Lamentablemente la Carta que firman tantos de los mejores hombres y mujeres de la cultura de este país tiene poca eficacia. Un movilero de algún canal o alguna radio del Poder Mediático, bien adoctrinado, logra más con este simple mecanismo: el tipo va a una movilización del Gobierno y encuentra a un obrero. Le pregunta: “¿Cómo lo trajeron aquí?”. Después va a un agro-cacerolazo, se acerca a una joven o a un joven y pregunta: “¿Por qué viniste aquí?”. La basura queda en la conciencia pasiva del que escucha o del que mira. El groncho de la Presidenta no va, lo llevan. No tiene voluntad propia. Le dan un choripán y ahí lo tienen. Comiendo de la mano de los gordos de los sindicatos. ¿O los grasas peronistas no son así? Por el contrario, el teflón-boy (o la teflón-girl), el garca que se ha venido desde Acassusso o Recoleta, es la expresión de una conciencia autónoma. El ha elegido libremente. Sabe la causa por la que lucha. Nadie va a comprarlo. Es lúcido. Es culto. Es la expresión de la libertad del ciudadano. Esto llega, penetra porque expresa el racismo de gran parte de nuestra clase media (de toda la alta) y de los sectores de elevado poder adquisitivo que, según es larga tradición, enfrentan otra vez a un gobierno peronista, aunque este Gobierno sea tibiamente nacional y popular, pero ha incurrido en el horror del intervencionismo de Estado, y algunos otros imperdonables horrores también. Si no, la embestida que sufre no sería tan a fondo.

La Carta de los intelectuales (que analiza con rigor los sucesos de estos meses y el surgimiento de una nueva derecha) tiene muchísimas firmas. Algunas, sólo algunas, de ellas son las de: Roberto “Tito” Cossa, Jorge Dubatti, Patricio Contreras, León Ferrari, Lilia Ferreyra, Juan Forn, Ricardo Forster, Norberto Galasso, Octavio Getino, Horacio González, Nicolás Casullo, Eduardo “Tato” Pavlovsky, Lorenzo Quinteros, Miguel Rep, Guillermo Saccomanno, Federico Schuster, Silvia Sigal, Horacio Verbitsky, David Viñas, Fernando Birri, Jorge Boccanera y la valiosa ensayista Pilar Calveiro, que ha hecho llegar su firma desde México, donde reside. Estoy seguro de que también firmaría este texto Ernesto Laclau. ¿Dónde está la verdad? ¿Quiénes tienen razón, los poderosos de las radios y de los programas televisivos, con sus gigantescas empresas detrás, o estos intelectuales y artistas argentinos? El tema de la verdad es complejo. Foucault (basándose en Nietzsche) enseñó que la verdad es una creación del poder. Sin embargo, yo tengo una certeza absoluta, definitiva: prefiero equivocarme con David Viñas, León Ferrari o Roberto Cossa a tener razón con Carrió o Chiche Gelblund.

¿Qué está sucediendo en el país? No es tan complejo. Se debate una interna peronista. La IV Flota anda por aquí precisamente durante estos días y no es casual. Les recuerda al país y a toda América latina que el mundo se ha globalizado. Que los conflictos de Estados Unidos serán enfrentados directamente por el Imperio. Causa tristeza que el secretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, tenga la gentileza de aclararle a nuestra Presidenta que la IV Flota no navegará por aguas territoriales argentinas ni por sus ríos. ¿No es una grosería aclarar eso? ¿Y qué suponía que podía esperar el gobierno argentino? ¿Que la IV Flota se metiera en el Paraná e hiciera maniobras por ahí? Y no crean que el secretario de Estado no se habrá hecho tiempo para hablar con unos cuantos líderes de la oposición: “Señores, ¿cuándo nos limpian este gobierno terrorista? ¿O tendremos que hacerlo nosotros?”.

Todo lo que ha ocurrido hasta ahora tiene por finalidad minar el poder de este gobierno. Debilitarlo, restarle credibilidad, restarle gobernabilidad. Para el Poder agrícolo-mediático éste es un gobierno muy irritante. Que sea peronista no les importa tanto. Es más: ellos saben que sólo el peronismo puede hoy gobernar en la Argentina. Pero el peronismo se caracteriza por ser un aparato. Es un instrumento de poder. No tiene ideología. Tiene máscaras. Tiene grupos de poder. Tiene liderazgos. Este es un mundo con muy pocas ideologías. Bush está en Irak más por intereses energéticos que por motivos ideológicos. Cristina Fernández es una cara del peronismo que los hombres del Poder agrícolo-mediático no quieren tolerar. Como, por desgracia para ellos, ha ganado recientemente unas elecciones con un alto caudal de votos, tienen que hacerlo. Pero se trata de tolerarlo lo menos posible. Si se erosiona la imagen de la Presidenta, si se le demuestra que otros sectores de poder pueden torcerle la muñeca, soliviantarle el país, causar hambre, desabastecimiento, cortar rutas, anunciar que tienen armas y adueñarse del territorio con una impunidad nunca vista en esa extensión, habrán logrado algo importante. La finalidad es: que “la pareja montonera” se vaya lo antes posible, sacarlos de la foto. No piden que se vayan todos. Piden que se vayan “ellos”. Con “ellos” se irán los suyos, esos malditos terroristas. Es posible que intenten hacerle impracticable la gobernabilidad a Cristina Fernández. Se lograría con nuevas puebladas del “campo” en todas las provincias. Con el desmadre de las clases medias en Buenos Aires. Y con el Poder Mediático pidiendo orden y “si no, alguien que pueda imponerlo”. Descartemos toda intentona militar. No se trata de eso. (Además, el golpismo de los estados nacionales ha muerto. Ahora, Estados Unidos se ocupa de modo directo de esas cuestiones. Y si delega algo, será mínimo y totalmente controlado por ellos. Kissinger no vendría a “aconsejar”. Vendría a dar órdenes.)

Se trata de lograr un reacomodamiento en el peronismo. En suma, que Kirchner pierda el control del aparato. Que los peronistas, que emigran con el que más poder tiene, se vean en la conveniencia de dejar sus filas. ¿Qué no toleran de los Kirchner? El intervencionismo estatal, por supuesto. Las famosas retenciones y el tibio intento de redistribución del ingreso. Pero sobre todo: lo que llaman el “montonerismo”. Hay que frenar los hostigamientos a los militares. Hay que borrar del mapa a Hebe de Bonafini, cuya imagen les resulta intolerable. También a esa señora Carlotto, por más arregladita que se la vea. Y a las Madres de Plaza de Mayo, que parieron hijos subversivos. Se les dio a esos hijos lo que se buscaron y esa etapa hay que cerrarla. Queremos peronistas que den por terminado de una vez por todas el tema de los crímenes de lesa humanidad. También quieren salir del Mercosur. Alejarse abiertamente de Chávez y de Evo Morales. Si Brasil sigue portándose como una gran potencia capitalista que surge incontenible, seremos sus socios. Y queremos volver a las relaciones carnales con Estados Unidos, aunque no utilizarán esta frase de malos recuerdos (que, sin embargo, la dijo alguien que les hizo muchos servicios). Pero, ¡basta de montoneros, de setentistas, de actos por las víctimas del bombardeo del 16 de junio! Esa injuria del Museo de la ESMA fue “intolerable”. Lo del cuadro de Videla. No, esta gente es peligrosa. Nunca se sabe hasta dónde podrá llegar alguien en quien no se confía.

Hay que sacar a los montoneros del Gobierno y a Kirchner de la conducción del PJ. La punta de lanza de este proyecto es el señor Miguens. Y los otros tres cruzados. O sea, la Sociedad Rural, que, por primera vez, da la cara por sí misma, sin militares de por medio como siempre lo hizo. Y, nobleza obliga, felicitaciones, señores: lo han hecho muy bien.

Luego, el poder mediático. Que tiene algo claro: no hay que tocar la Ley de Radiodifusión. Ahora bien, ¿cuál es el reemplazo a este Gobierno que tanto odio les despierta? Cualquiera lo sabe: no puede ser otro que Duhalde. El viernes 11 de julio, muy sonriente, se reunió con Jorge Busti. Hay que implantar un eje de poder opuesto al de Kirchner dentro del peronismo: éste fue el resultado de la reunión. Pero Duhalde no dará la cara. Tiene a su hombre, tiene la cara de Reutemann. Todo lo demás es palabrerío, aunque funciona bien. Puede que Cristina F. irrite a algunos. Puede –como me dijo alguien– que esta gente despierte “muchos odios”. Lo dijo porque se lo dijeron pero el mensaje entra. Los Kirchner provocan. Se los ve soberbios. Tienen marchas y contramarchas. Dan ventajas. Pero si se leyera la Carta de los intelectuales se vería que nosotros no saltamos de alegría por todo lo que hace este Gobierno. Sólo sabemos que, sin ser de izquierda, a la izquierda de él no hay nada. Y a la derecha, el aparato peronista manejado por Duhalde y con Reutemann como careta presidencial.

Es cierto que hay corrupción en este Gobierno. Eso va en contra de todos nuestros principios. Aquí no rige ni regirá el “roban pero hacen”. Pero tampoco podemos ser tan ingenuos: cualquier otro ha robado y robaría más. La política ya no se ejerce –ni aquí ni en ninguna parte– sin el dinero como arma de convencimiento, de presión o de amenaza. Uno no puede aceptar eso. Yo no podría hacer política. Pero en este gobierno (que, además, es democrático) habrá siempre mayor voluntad de transparencia que en uno manejado por el duhaldismo en pleno dominio del corleónico aparato peronista. Si lo tiran, sabemos lo que podemos esperar. Lo de siempre: el ostracismo, la vereda de enfrente, lo peor. Lo único que tienen como alternativa quienes desean debilitarlo y, a la larga, hacerle morder el polvo, es otra variable del peronismo. Pero bien de derecha. Tan de derecha que es temible. Sobre todo porque dará cauce al odio oscurantista de los cruzados iracundos de estos días. Y a la Sociedad Rural, que avaló e impulsó el genocidio y eso no se borra diciendo alegremente “cambiamos”. Cuando se apoyaron ciertos horrores, no hay retorno.