Archive for the Cristina Category

donde quiera que estén ustedes…

Posted in actualidad, comunidad, Cristina, democracia, dictadura militar with tags , , , on 24 marzo 2009 by riverplatense
No abandonamos la lucha

No abandonamos la lucha

Compañeros:

Los usaron, los vendieron, los secuestraron, los torturaron, los mataron. Por el hecho de pensar y ser distintos. Por querer que todo sea de todos y no de unos pocos. Treinta mil de ustedes no están. Y nosostros sentimos su ausencia.

Un jardín raleado por la helada,  una cancha vacía, una frazada agujereada. Una mesa sin pan.

No sé que será de sus vidas ahora. Espero que estén bien, charlando con el Ché, mateando, jugando un picado o tocando la viola. En tal caso, si tienen un rato, les pido un favor.

Hay muchos acá que no quieren que la Patria sea de todos. Gritan, vociferan, pagan a los periodistas y cortan rutas. Amarrocan miserablemente sus productos porque ellos tienen de sobra y presionan para que la compañera Cristina baje los brazos. Con un cinismo asqueroso, ponen cara de serios y se ofenden porque somos hermanos de los latinoamericanos y no siervos de los yankees. El medio pelo los apoya, como siempre. Y sus referentes políticos son unos impresentables que no hilvanan dos frases seguidas. Dicen que sus problemas son los más importantes de todos, y casualmente su miedo mayor es perder lo que <strike>robaron</strike> ahorraron. Ya porque un banco los esquilmó o porque los ladrones “acechan en cada esquina y acá no se puede vivir”. Descalifican al otro y se creen los dueños de todo. Tratan a las Madres y a los que buscamos justicia de “setentistas” que quieren hurgar en el pasado en vez de mirar para el futuro. Tienen los *medios* para convencer a los idiotas útiles de $iempre y los *medios* a su favor. Sus aliados son los mismos de toda la vida. Los que “hicieron grande a esta patria“, al decir de ellos mismos.

Qué decir de los “ciudadanos comunes cultos”. Cuando el poder les dió su migaja, lo endiosaron y viajaron por el mundo desparramando adiposidades y otras grasitudes. No les importó que los maestros no ganaran un sueldo digno, que los jubilados pasaran hambre, que las fábricas se cerraban, que las plantaciones y pasturas de ganado se convirtieran en laboratorios sojeros, que vendieramos armas a los hermanos, que los chicos boludearan con la falopa y que los gobernantes chorearan y soltaran a los genocidas. Ahora se asombran que los pibes choreen y piden que los maten a todos. Como si ellos no los hubieran creado desde detrás de las paredes de sus barrios privados y sus coche importados. Gritan como histéricas cuando alguno les quiere limpiar el vidrio en un semáforo por unas monedas y ni miran a las criaturas sin casa que les caretean algo para comer.

En eso estamos compañeros. Les pido, desde donde quiera que estén ustedes, que nos tiren un centro. Hagan fuerza y no nos abandonen. Tenemos que hacer el país que ustedes quisieron, por el que dejaron su vida y su corazón. Ayúdennos, por favor, los necesitamos, el enemigo es el mismo de siempre, el que tuvieron nuestros hermanos originarios, despojados de la tierra que hoy los canallas se ufanan de poseer. Regada con sangre y agroquímicos.

Seguimos en la lucha, no la abandonamos, ni abandonamos a sus hijos, las Abuelas recuperaron ya a noventa y siete pimpollos. Astillas de palo bueno.

Acá estamos, en plena batalla, que hoy es otra, pero la misma. Necesitamos de ustedes, hoy más que nunca.

Gracias Cristina

Posted in actualidad, Cristina, escritos, gobierno, hambre, política, reconocimiento with tags , , , , , on 18 febrero 2009 by riverplatense

Te banco CristinaImpecables tus palabras de hoy, gracias por darme la enorme emoción de sentir en la boca de un presidente, lo que tantas veces grité en pleno desierto.

Va un extracto de lo que CFK dijo hoy en el marco de un acto por obras en Gral. Lamadrid y Cnel. Suárez.

“…esta ruta que tantos los beneficia, porque estamos en un corazón agrícola ganadero, como es Coronel Suárez y General Lamadrid, también es parte del dinero de las retenciones. Y yo quiero decirles que también es parte del dinero de las retenciones la autovía Córdoba-Rosario y también es parte de las retenciones los fondos que el Estado necesita para mantener un tipo de cambio competitivo y también para poder subsidiar el gas oil y también para seguir subsidiando la generación de energía eléctrica para los sectores de la producción y de la industria, que las cosas no se hacen mágicamente, que las cosas no surgen porque sí, todo requiere una ingeniería financiera, un delicado equilibrio entre todos los sectores de la comunidad para que un país funciones, es como el mecanismo de un reloj. Tal vez algunos piensen que son más importantes que otros o que aportan más que otros, si aportan más que otros es porque también ganan más que otros. Ojalá, ojalá todos los argentinos tuvieran que pagar impuestos a las ganancias, impuestos a los bienes personales, retenciones porque significaría que todos los argentinos tienen plata; pagan impuestos sobre todo estos que tienen que ver con las rentabilidades o con las producciones, los que tienen algo. Y en buena hora que los tengan porque un país necesita de productores prósperos, de comerciantes prósperos, de empresarios prósperos. Pero también necesita de gobernantes que piensen en aquellos que por distintos motivos, por la historia, por la vulnerabilidad, por las distintas capacidades, porque uno nació, tal vez, en el corazón de la ciudad y otro nació en una familia que ya tenía dinero, y otro nació en el Norte argentino, en medio del monte tucumano, chaqueño, salteño dejado de la mano de Dios.

Entonces necesitamos entender que tenemos que construir para todos, yo no me voy a cansar de repetirlo una y mil veces, porque no entender esto fue lo que nos llevó, muchas veces, a desencuentros entre los argentinos y fundamentalmente, al quiebre de nuestra economía, que finalmente terminó impactando en todo. Porque primero, por supuesto, les llega a los que están más abajo, a los que menos tienen, pero finalmente en algún momento, cuando ya nadie puede comprar, cuando ya nadie puede consumir terminan todos pagando la aplicación de políticas económicas erróneas y equivocadas.

No quiero relatar lo que hemos vivido los argentinos, en las últimas décadas, al contrario, les quiero contar este camino de esperanzas, que iniciamos un 25 de mayo de 2003, contra todos los pronósticos, en cuanto a éxitos, en cuanto a logros, en cuanto a acumulación y miren lo que estamos logrando entre todos: obras a lo largo y a lo ancho del país como nunca se habían hecho, obras postergadas por décadas y décadas, que era igual que postergar sueños y esperanzas. Porque recién cuando Haydée, en Coronel Suárez, se emocionaba porque había llegado del campo y veía la ruta era la ilusión que tuvo toda la vida de tener esa ruta.

Siempre decimos con algunos amigos, ayer aquí mismo, el Gobernador de Salta, una provincia que quiere que sea además de Salta la linda, Salta la justa, decía: “mientras algunos pelean por la renta, en mi provincia peleamos por el agua potable, por la vivienda o por una tubería de gas”. Y esta es la Argentina dual, la Argentina con la cual tenemos que terminar.

Yo quiero una Argentina, y no me voy a cansar de repetirlo, con igualdad de oportunidades para todos,  para que cada uno elija su vida, pero que uno decida que vida pueda tener. Todavía hay muchos argentinos que no han podido elegir su vida, porque no han podido encontrar trabajo, porque no han podido tener un estudio. Quiero que el que no estudie, lo haga porque no quiera, no porque no pueda o porque nació en una casa pobre y que el que no tiene trabajo sea porque no le guste trabajar, no porque no consigue trabajo. Por eso quiero esa Argentina de igualdad de oportunidades, como la que tal vez, alguna vez, se pudo construir allá en los años 50′, cuando promoviendo la movilidad social, el que todos tuviera trabajo, el que el hijo de un obrero pudiera llegar a la universidad y pudiera llegar a ser Presidente fuimos construyendo un país con una poderosa clase media, que nos hizo distintivo en toda la América del Sur.

Estamos reconstruyendo esa Argentina, que alguna vez fuimos, que además tuvimos adelantos tecnológicos formidables que los fuimos perdiendo, por renunciamientos que nos impusieron desde afuera, pero también – bueno es decirlo – fueron aplicados por argentinos. Porque siempre criticamos mucho las políticas – yo he sido una de las críticas más fuertes – que se han impuesto desde afuera, pero también hay que reconocer que para que esto sucediera tuvo que haber argentinos que aceptaron esas imposiciones.

Por eso con memoria, con el verso y la mano tendida hacia aquel que todavía le falta lo que uno tiene, poder seguir construyendo esta Argentina que tanto costó y en un escenario internacional absolutamente adverso. Todos los días vemos noticieros de lo que sucede en otras partes del mundo: caídas de bancos, miles de personas quedan en la calle sin empleo, no hay financiamiento, sociedades endeudadas a más del ciento por ciento del PBI. No es para compararse con nosotros, mi abuelo siempre decía. “mal de muchos, consuelo de tontos”. ¿no? Pero lo cierto es que tenemos que hacer un aprendizaje y una valorización de nosotros mismos, no de un Gobierno o de un partido, entender y saber que fuimos capaces de salir del pozo y lo hicimos con ideas propias, con ideas de argentinos para otros argentinos. Esto creo que es lo absolutamente valorable.”

Querida Cristina, yo le pongo onda pero vos ayudame…

Posted in actualidad, Cristina, Google, software libre on 8 junio 2008 by riverplatense


Sabida es mi admiración por la presidenta Cristina Fernandez. Como nunca en la vida, el solo hecho de verla o escucharla me hace llorar de la emoción. Para quien, como yo, hemos visto morir a gente y a chicos por no tener agua potable y alimentos (en el sentido estricto de la palabra) escuchar a la presidenta en un acto en La Matanza, inaugurando una red de agua potable, entre pobres y obreros con su ropa de trabajo, abrazando y besando esas caras sufridas, diciendo que “ahora que tienen agua, sus hijos tienen muchísimas menos posibilidades de morir”; y sabe que es cierto, bancarla a muerte es cuestión de perogrullo. Sobre todo cuando los egoístas de siempre la quieren poner contra las cuerdas tirando leche al piso.
Pero, en este caso que contaré, la querida Cristina patinó feo. En el acto de inauguración de las oficinas de Google en Buenos Aires, dijo que: “Por primera vez, a fines del siglo XX, un hombre es el más rico del mundo porque tuvo más conocimiento y más inteligencia, como es el caso de Bill Gates”
Querida Cristina, te asesoraron MUY mal:

  1. Bill Gates tiene la inteligencia de una ameba. Es un titán para los negocios, pero no hizo su fortuna en base a su intelecto, sino a prácticas monopólicas y negocios más que turbios, quitando derechos a los usuarios, y por otro lado vendiendo productos en los que el calificativo de “mediocres” suena exageradamente elogioso
  2. BG ya no es el hombre más rico del mundo (detalle menor pero cierto)
  3. Bastante feo el concepto de medir el éxito en base a la riqueza personal, podrá tener toda el dinero del mundo pero como persona es realmente una amenaza para la libertad, la solidaridad, el conocimiento, el aprendizaje y muchos otros conceptos en los que yo creo y sé que vos también.
  4. Hablaste de BG en la casa de su principal competidor, en la inauguración de las oficinas de la principal amenaza al imperialismo de Micro$oft, aquellos que usando software libre están destronando a los otrora intocables monopolios del software, iniciando un nuevo modelo de negocios y distribución de las aplicaciones. Este cuarto punto, como política que sos, desnuda el paupérrimo asesoramiento que estás teniendo en esta materia.

Vos sabés que quiero conocerte y charlar contigo. Y sé que cuando lo haga, será acerca del software, educación, cultura y sociedad libres.