Archive for the dictadura militar Category

un 24 de marzo de 2009…

Posted in actualidad, democracia, dictadura militar, iglesia, política with tags , , , , , on 25 marzo 2009 by riverplatense
Amigos y socios

Amigos y socios

La Iglesia Argentina comunica que los obispos están “muy preocupados por la paz social y el conflicto del campo”. Justo cuando se cumplen 33 años de un golpe militar en el que, casualmente, ellos y el campo fueron partícipes de enorme monta.

Los prelados y su séquito tienen un cinismo solamente comparable a su facultad de estar siempre del lado de los opresores.

Recuerden el célebre “Iglesia, campo y ejército, las tres instituciones que hicieron grande a la Argentina”, según Roulet (?)

Anuncios

donde quiera que estén ustedes…

Posted in actualidad, comunidad, Cristina, democracia, dictadura militar with tags , , , on 24 marzo 2009 by riverplatense
No abandonamos la lucha

No abandonamos la lucha

Compañeros:

Los usaron, los vendieron, los secuestraron, los torturaron, los mataron. Por el hecho de pensar y ser distintos. Por querer que todo sea de todos y no de unos pocos. Treinta mil de ustedes no están. Y nosostros sentimos su ausencia.

Un jardín raleado por la helada,  una cancha vacía, una frazada agujereada. Una mesa sin pan.

No sé que será de sus vidas ahora. Espero que estén bien, charlando con el Ché, mateando, jugando un picado o tocando la viola. En tal caso, si tienen un rato, les pido un favor.

Hay muchos acá que no quieren que la Patria sea de todos. Gritan, vociferan, pagan a los periodistas y cortan rutas. Amarrocan miserablemente sus productos porque ellos tienen de sobra y presionan para que la compañera Cristina baje los brazos. Con un cinismo asqueroso, ponen cara de serios y se ofenden porque somos hermanos de los latinoamericanos y no siervos de los yankees. El medio pelo los apoya, como siempre. Y sus referentes políticos son unos impresentables que no hilvanan dos frases seguidas. Dicen que sus problemas son los más importantes de todos, y casualmente su miedo mayor es perder lo que <strike>robaron</strike> ahorraron. Ya porque un banco los esquilmó o porque los ladrones “acechan en cada esquina y acá no se puede vivir”. Descalifican al otro y se creen los dueños de todo. Tratan a las Madres y a los que buscamos justicia de “setentistas” que quieren hurgar en el pasado en vez de mirar para el futuro. Tienen los *medios* para convencer a los idiotas útiles de $iempre y los *medios* a su favor. Sus aliados son los mismos de toda la vida. Los que “hicieron grande a esta patria“, al decir de ellos mismos.

Qué decir de los “ciudadanos comunes cultos”. Cuando el poder les dió su migaja, lo endiosaron y viajaron por el mundo desparramando adiposidades y otras grasitudes. No les importó que los maestros no ganaran un sueldo digno, que los jubilados pasaran hambre, que las fábricas se cerraban, que las plantaciones y pasturas de ganado se convirtieran en laboratorios sojeros, que vendieramos armas a los hermanos, que los chicos boludearan con la falopa y que los gobernantes chorearan y soltaran a los genocidas. Ahora se asombran que los pibes choreen y piden que los maten a todos. Como si ellos no los hubieran creado desde detrás de las paredes de sus barrios privados y sus coche importados. Gritan como histéricas cuando alguno les quiere limpiar el vidrio en un semáforo por unas monedas y ni miran a las criaturas sin casa que les caretean algo para comer.

En eso estamos compañeros. Les pido, desde donde quiera que estén ustedes, que nos tiren un centro. Hagan fuerza y no nos abandonen. Tenemos que hacer el país que ustedes quisieron, por el que dejaron su vida y su corazón. Ayúdennos, por favor, los necesitamos, el enemigo es el mismo de siempre, el que tuvieron nuestros hermanos originarios, despojados de la tierra que hoy los canallas se ufanan de poseer. Regada con sangre y agroquímicos.

Seguimos en la lucha, no la abandonamos, ni abandonamos a sus hijos, las Abuelas recuperaron ya a noventa y siete pimpollos. Astillas de palo bueno.

Acá estamos, en plena batalla, que hoy es otra, pero la misma. Necesitamos de ustedes, hoy más que nunca.

…97 !!!!!!

Posted in actualidad, democracia, dictadura militar, Uncategorized with tags , , , , on 14 febrero 2009 by riverplatense
Antonio y Beatriz

Antonio y Beatriz

Es la emoción renovada, la admiración a las Abuelas que siguen trabajando con ese ardor que la mayoría carece. Imposible manternerse estoico, sereno, pasivo. El corazón grita y baila. Se encontró una nieta más. La hermana lo definió como “un embarazo de 32 años” y la alegría que sienten hoy es el motor que, recién afinado, nos lleva otra vez a no bajar las banderas, a seguir trabajando por la verdadera justicia social. Gracias Abuelas, gracias Antonio y Beatriz, dondequiera que estén. Gracias Juliana por seguir y encontrar a tu hermana. Gracias por mostrarnos el camino verdadero.

Incertidumbre

Posted in actualidad, comunidad, democracia, dictadura militar, ensayos, gobierno, hambre, iglesia, política on 4 junio 2008 by riverplatense

Sólo yo me doy cuenta que “la crisis del campo” es un ensayo de golpe?
Estando juntas la derecha, la oligarquía, la Iglesia, los terratenientes y las corporaciones. Se puede esperar algo bueno? Simplemente llamarán a sus eternos amigos los militares, entusiasmarán a los comerciantes, subirán los precios, se armará quilombo. No aprendemos más. Como decía Galeano en Las Venas Abiertas.
Las/os boludas/os que llaman a las radios o saludan con pulgares en alto a los piqueteros paquetes, son los mismos que puteaban cuando el hambre cortaba las rutas?
Tan falto de valores está el pueblo?.
Cuando la cosa estalle, recuerden bien de qué lado estaban. Y sean consecuentes.
Cobardes, ratas, negreros, fascistas, aborrezco sus conductas.
En un post de octubre pasado vaticiné el resurgimiento del mediopelismo reaccionario. Lamentablemente no me equivoqué. Acá están, nunca se fueron, no quieren estar entre pobres, quieren ser PRO y establecer relaciones carnales con ricos y poderosos.

Todos somos el campo.
Mentira.
Yo no.

Si le va bien al campo le va bien al país(?)

Posted in actualidad, democracia, dictadura militar, ensayos, política, PRO on 26 marzo 2008 by riverplatense


Día movido, se esperaba. El conchetaje de Barrio Norte sacó sus cacerolas de mil pesos para protestar por el atropello de no dejarlos ganar más de lo que están ganando.
No nos equivoquemos. No luchan por un salario digno para los obreros, ni por la copa de leche en las escuelas públicas (es más, volcaban pornográficamente la leche en las rutas ante el aplauso de varios energúmenos). Tampoco luchan por la igualdad ni por justicia para los culpables del genocidio.
Ni siquiera luchan para una mejor educación para sus hijos, ellos pagan los mejores colegios.
Cortan rutas (de la misma manera que antes criticaban a los que lo hacían para pedir trabajo o pan para sus hijos), para luchar por SUS ganancias, lo único que les importa. Lo único que los mueve. Su bolsillo, su dios, su fin último.
Dónde estaban todos ellos en las marchas contra el menemato? Y en las marchas contra el indulto? Y en las marchas a favor del salario mínimo de los docentes? Y en la marcha pidiendo justicia en los casos AMIA y embajada de Israel?. Y el día que se sacó al inútil de de la Rúa?. Y el día que Galtieri reprimió luego de perdida la Guerra? La respuesta es la misma. Estaban en el otro bando.
Hoy que la presidenta, mostrando la realidad tal cual es, mostrando que hacen enormes negocios, que no respetan el mercado interno, que no les importa un pepino el valor agregado (embolsan y venden, jamás una industria para dar empleos y agrandar el país), ni los impuestos ni el trabajo en blanco. Hoy que la presidenta los muestra tal cual son, la acusan de soberbia, de “montonera”. Dónde estamos?. Tanto gorila suelto. Me dan asco. Buitres. ustedes aplaudieron al proceso (y lo financiaron), vivaron a Menem en la Rural año tras año. Zapatearon de gozo y visitaron el mundo mientras nuestros niños eran condenados a vivir y morir pobres, ignorantes, enfermos y hambrientos.
Nunca devolvieron nada, nunca crearon empleo genuino, nunca compartieron ni fueron solidarios.
Ya estamos maduros, no queremos más patrones que nos obliguen a financiar sus caras educaciones privadas y terceros tiempos de derroche grasún.
Basta!!!
Cristina, no estás sola. El verdadero pueblo, el que trabaja y lucha por un país mejor, más solidario y más igualitario, te banca a muerte.
No somos ricos, no manejamos medios (el nivel mediopelístico del periodista medio porteño es lamentable), no tenemos voz, pero pensamos, sentimos, razonamos y actuamos, día a día. Por la Argentina que Moreno, Belgrano, Castelli, San Martín y tantos soñaron. En contra de Menem, Macri, la oligarquía, los patanes de siempre. Los de nombre de calle y corazón de adoquín.
Acá estamos presidenta, cuente con nosotros para seguir haciendo la Patria Grande para todos los Argentinos de bien y todos los hermanos que quieran vivir en este terreno bendito.

24 de marzo (1976 – 2008) Para no olvidar

Posted in actualidad, democracia, dictadura militar, ensayos, hambre, iglesia, política, PRO on 24 marzo 2008 by riverplatense


Mucho se ha escrito sobre la última dictadura militar argentina. Y a pesar de ello, nunca será suficiente. La memoria colectiva es muy frágil. El común de la gente, alegando aquello de “yo no sabía nada” vendió la muerte de sus semejantes al precio de un TV color y un viaje a Miami. Qué significa el no haber sabido nada? Significa que, al igual que en el 95 con la segunda elección de Menem, o en el 99 con la elección de De la Rúa, el pueblo se autoexoneró de la responsabilidad de regir los destinos de la patria. Ya en el ’95 Carlos Menem era un pistolero, un estandarte de la corrupción, un enfermo del poder, un asesino que mediante el hambre y la desatención había condenado a muerte a decenas de miles de pobres. Particularmente he visto (literalmente) morir a gente de hambre. Así que acá tienen al primer testigo de la masacre. Siguiendo con Menem, además había sumido a la educación pública en la peor crisis que se recuerde, condenando a la oscuridad a los jóvenes, que se fueron de la escuela a lugares como la esquina, la birra, la barra, el faso. Lejos de los libros y los verdaderos maestros, estos incentes quedaron a merced de la calle recalando en la delincuencia y el abandono, para luegos ser mostrados como los culpables y los destinatarios de las balas policiales. Menem era todo eso (y mucho más, como por ejemplo el ideólogo de los indultos a los asesinos de la dictadura justamente) y así y todo fue reelecto. El pueblo jamás se hizo cargo de ese error garrafal. De priorizar sus cachivachescos viajes al exterior, sus escandalosos autos o sus chucherías confortables a la justicia social o a la construcción de un verdadero país.
Luego en el ’99, no contento con no reconocer que la heladera con freezer que estaba pagando era más valiosa que sus principios, la mayoría votó a De la Rúa…. Nadie sabía quién era? Nadie había seguido su carrera política? Nunca lo habían escuchado hablar? Pues parece que no porque al poco tiempo empezó el desencanto y las sorpresas: “pero este tipo es un pelotudo!”, “no hace nada de nada”, “parece autista”, “cómo nos engaño!”. No, no los engañó. SIEMPRE fue así, nunca se jugó por nada y desde sus orígenes se asemejó a un autista. Y el pelotudo fue USTED en votarlo sin tener cinco centavos de memoria y/o sentido común para siquiera razonar mínimamente que su voto estaba apagando un incendio con nafta.
Así que con estos dos ejemplos recientes hago cargo a la ciudadanía de no participar de manera protagónica en los avatares de nuestro presente, que es el porvenir de nuestros hijos y los hijos de nuestros compañeros de ruta.
La dictadura que comenzó el 24 de marzo de 1976, se encargó minuciosamente de segar a la bulliciosa y revolucionaria generación de entonces. Con un trabajo (curiosamente) inteligente atacó en varios frentes y con su éxito determinó el estado de coma de nuestro país.
Me atreveré a describir algunos de esos frentes de ataque, lugares claves donde la dictadura puso sus pilotes:

  • Desaparición de personas: Es lo más conocido y lo más excecrable. Con enferma puntillosidad y técnicas neonazis, las fuerzas de “seguridad” persiguieron, secuestraron, torturaron y asesinaron a 30000 hermanos nuestros. Sin la más mínima actitud de conducta humana, con sadismo y fruición, violaron, picanearon, usurparon bebés, a esos bebés les usurparon a su vez la identidad, tiraron personas desde aviones y se infiltraron en grupos de madres para luego identificarlas y entregarlas. Pegaron, ahogaron en mierda, introdujeron ratas en los anos de los detenidos. Esa era la justicia de ellos, que por medio del terror de estado persiguieron y asesinaron a los que luchaban por un mundo mejor, a los que educaban en los barrios, a los que reclamaban razonablemente en las fábricas, a los que no aceptaron el yugo del imperialismo ni el de los patrones del campo o la ciudad. A todos ellos se los llevaron, de noche. A la noche.
  • Desindustrialización: Por medio de una política de dólar barato (que luego Menem volvería a hacer y la gente volvería a caer(?)) el gobierno militar inundó el mercado de baratijas taiwanesas que hicieron que la industria nacional poco menos que muriera. Nadie podía competir con los precios de los productos orientales que venían “subsidiados” por los sueldos de hambre que se pagaban a los manufacturadores. Aquí, los grandes terratenientes, los sostenedores institucionales del golpe, vivían como reyes exportando granos y carnes, por supuesto sin aportar valor agregado a los productos, como siempre se manejó la oligarquía. Las fábricas cerraron, el desempleo aumentó de manera voraz, el mediopelo compraba relojitos digitales y se paseaba grasosamente por Miami o Jureré. La política timoneada por José Alfredo Martínez de Hoz arrancó en el ’76 con u$ 9000 millones de deuda externa y la llevó en el ’82 a u$ 45000. Industria muerta, pymes inexistentes.
  • Cultura “oficial”: Por medio de películas pro golpe, como las de Palito Ortega, donde los militares y los policías eran bebés de pecho que brindaban amor a todos y ni siquiera puteaban, o en la programación de los canales de TV (todos oficiales y estatales en ese entonces) el proceso tuvo, en una época pre internet, el monopolio de la desculturización del pueblo. Como un embrión de lo que luego sería Tinelli para el menemismo, la TV de entonces boludizaba a la gente común con noticieros mentirosos, comedias ligth, humor sofovichizado, cantores seudo patriotas y una catarata de publicidad engañosa, donde siempre se ponía a un gaucho familiero y trabajador como el modelo a seguir y las potencias comunistas extranjeras como el mal a temer.
  • Relación con las instituciones de base: La prensa cobarde y la iglesia colaboracionista fueron dos pilares en los que se sostuvo el proceso. Los diarios y revistas, aportando mentiras y banalidades, columnistas PRO como Neustadt, Grondona y sus pichones, que ensalzaban a los Videla o Galtieri llevándolos a hazañas épicas, igualando sus tristes figuras a una medida alejandrina. Mintiendo y cobrando sobres desde balcarce 50. La iglesia, desde el nuncio vaticano, Pío Laghi, pasando por la cúpula y siguiendo con los cuadros(?) intermedios para llegar a los sacerdotes. Todos ellos colaboraron directa o indirectamente con la dictadura. Desde la acción o la omisión. Pocos curas entre los que se cuentan a Mujica, los palotinos, las monjas francesas, el obispo Angelelli y pocos más, fueron los que se plantaron con valentía cristiana frente al opresor. La mayoría se arrodilló y asesinó también. “el que no está conmigo está en mi contra, el que no junta desparrama” dijo Jesús. y la gran mayoría, en su tibieza estructural, no juntó. Tibios malditos! (lo mismo sucedió en el 2001, con la gente muriendo en la Plaza de Mayo por las balas de la policía y De la Rúa y el mensaje de las puertas de la Catedral cerradas. A ningún cura se le ocurrió juntarse todos como pastores y caminar del brazo por la calle desafiando a la policía? A nadie se le ocurrió dar la vida por el rebaño?)
  • Militarización de la sociedad: Al tener militares como funcionarios en todas las áreas del estado, (obras públicas, deportes, salud, etc) la sociedad toda estaba militarizada. Hasta las plazas y paseos públicos olían a milico. No faltaban tanques y cañones en los parques. Los hospitales se hacían con ese inexistente buen gusto de los castrenses, bloques cúbicos de hormigón y ventanas ojo de buey si el autoritario de turno era marino. Los deportes se usaron como revalorización de la argntinidad, con el emblema del mundial ’78 (que ya estaba adjudicado antes del golpe) en el que se gastaron u$ 900 000 000 (cifra enorme hasta para hoy) en, básicamente, decorar y maquillar un país para que sirviera de cartón pintado a los de afuera vinieran a cubrir el evento. Demostrar, desde su triste mirada, que acá estaba todo en orden, que los argentinos éramos “derechos y humanos”(no había taxi/colectivo/auto de pelotudo que no tuviera esa calco) y que lo que se decía afuera acerca de represión y tortura eran campañas comunistas en contra de nuestro país. Los éxitos del hockey (de nula tradición y arraigo en el país) como los de Vilas, Reutemann, de Vicenzo eran festejados a viva voz, como jubiloso saludo de la sangre argentina a los hijos que la representan.
  • Belicosidad exterior: Evidentemente, los militares cocoritos que se creían césares en el poder no iban a quedarse sin querer jugar a los soldaditos con otros países. El conflicto limítrofe con Chile, que no llegó a encenderse por segundos nomás; sirvió de calentamiento previo a lo que sería otra de las peores cosas que el Proceso nos dejó. La guerra de Malvinas. Es sabido que los colimbas pasaron hambre, maltratos, torturas y que en muchos casos al ser tomados prisioneros fueron mejor tratados que por sus propios camaradas. Los Astiz, expertos en señalar a Madres y Abuelas se rindieron al primer tiro ajeno y sin disparar uno propio. La vergüenza que pasaron, bélicamente hablando, sólo es superada por la increíble nula razón al embarcarse en un proyecto suicida como ese. La participación (otra vez) del mediopelo llenando la Plaza y vitoreando a Galtieri queda como postal de la boludez.

Este somero relevamiento de lo que viví en la dictadura, de lo que aprendí de los sobrevivientes, de lo que me enseñaron los que hoy no caminan junto a nosotros. Vaya este pequeño escrito entonces a la memoria de los soñadores, al ejemplo íntegro de las Madres y las Abuelas, a la enseñanza de no temer y no claudicar.
Y, desde ya, desde mi miseria. Mi odio destilado a los financiadores de la muerte de la Sociedad Rural y la oligarquía toda. A los idiotas del consumismo monetario y Tinelizado. A los adoradores de la muerte. A los menemistas infames. A los que mataron, a los que callaron, a los que mintieron. A la iglesia ayer asesina y hoy cobarde y siempre tibia. A los PRO. A los que no son capaces de luchar por la sonrisa de un niño.

30000 detenidos desaparecidos. Presentes en nuestra lucha. Juicio y castigo a los culpables.
Hoy la calle es nuestra. No nos vencieron. No nos ganaron. Aprendamos de una vez.